Historia del proyecto

Esta iniciativa surgió en septiembre de 1998 cuando el señor Dámaso García tomó contacto con el Comité de UNICEF de Nueva York, USA, con el propósito de hacer una donación en tecnología para las aulas de clases; que permitieran llevar a los lugares más desprovistos un soporte que consistía en cintas VHS y un televisor con el reproductor de cinta integrado, para mejorar la educación y el nivel cultural de las comunidades.

En ese momento se eligió como país para el proyecto piloto a Guatemala. La idea era entregar cien equipos con por lo menos cien cintas de video en pueblos del interior que tuvieran menos ó alrededor de tres mil habitantes.

Dos años después, este proyecto no logró llevarse a la práctica pues la UNICEF, que se había comprometido a conseguir que les regalaran los derechos de autor de los videos (provenientes de Walt Disney, BBC, etc.); decidió de que no se interesaba de cumplir su parte. Propusieron un proyecto que era comprar cincuenta televisores y veinte DVDs con el dinero que el señor García quería donar: cien mil dólares de la época.

Posteriormente, entre los años 2001 y 2002, se intentó crear un programa piloto para Chile (proyecto chile). Esto terminó con un fax del señor Cristián Cox (carta c.Cox).

El 25 de agosto de 2004 intento contactarme con el Director General de UNESCO, señor Koichiro Matsuura( Ver documento ), con motivo de darle a conocer mi propuesta. Sin embargo me contestan, el 29 de octubre de 2004 (ver documento), que por ser una organización intergubernamental no están autorizados a tomar en cuenta peticiones de individuos y que debo dirigirme a la Comisión Nacional Monegasca para la UNESCO.

Tomo contacto con la Delegación de la UNESCO en Mónaco; hablo con diferentes personas y por diferentes motivos, entre ellos el cambio de funcionarios, a fines de mayo de 2005 no se ha conseguido nada concreto.

Ante lo anterior, envié una carta a título personal (8 de junio de 2005 – ver) al Director General de UNESCO pidiéndole que él tome la iniciativa, dado por una parte los increíbles beneficios que tendrán los niños de todos los países que puedan invertir para usar este soporte tecnológico; y por la otra el hecho de que UNESCO tiene entre sus metas principales un proyecto de proporcionar educación a todos a más tardar el año 2015. El 28 de Junio responden que la única forma es que una Delegación de la UNESCO introduzca el Proyecto, dejándome a Fojas Cero (ver).

Vuelvo a la Delegación de la UNESCO en Mónaco y tengo al suerte de que el nuevo Presidente acoge mi petición y transmite, con fecha 26 de octubre de 2005, el proyecto a la UNESCO (ver).

Con fecha 23 de febrero de 2006 responden que han acogido este proyecto (ver), que lo están enviando a las oficinas regionales de UNESCO para su evaluación y decidir las mejores vías para utilizarlo.

Sigo esperando y tres meses después, el 26 de mayo de 2006, dirijo una carta personal al Director General (ver) contándole la historia y sugiriéndole cómo lo puede implementar y quiénes le proporcionarán el financiamiento.

Al tratar de saber: ¿Qué había pasado con mi carta con abundante documentación?, me informan que NO la encuentran y que me comunique con el Dpto. de Educación, llamo por teléfono con Ms Jatta y le envío carta (ver).

Posteriormente, el 19 de octubre de 2006 se me comunica que han examinado (ver) favorablemente el proyecto y que debo solicitar ayuda financiera a través de un programa de la UNESCO, y a través de la oficina de ésta en Mónaco.

Comenzado el mes de diciembre de 2006, envié el día 8 al señor Qian Tang (ver) una carta indicándole que todas mis acciones ante la UNESCO han tenido como objetivo de que ellos tomen conciencia de las ventajas que el uso de la tecnología digital, lectores de DVD, puede proporcionar para mejorar la calidad de la educación y el aprendizaje de idiomas en los niños. Explico que en ningún caso mi intención es lucrar con esta iniciativa personal sino que contribuir a mejorar la sociedad con mi capital humano y profesional, la que se puede materializar con la gestión de la UNESCO.

No hay respuesta a mi fax enviado el 8 de diciembre de 2006, por lo cual ante el discurso pronunciado por el Director General el 30 de mayo de 2007 reacciono y envío el 1º de junio de 2007 una carta(ver) al Director General en que me ofrezco como “COOPERADOR PRIVADO” para ayudar a concretar el proyecto de la UNESCO de LOGRAR entregar una mejor educación para todos.

El 10 de julio de 2007 se me contesta a través de la señora Ana Luisa Machado (ver) que debo volver a empezar puesto que es imprescindible buscar una Comisión Nacional de un país que respalde la idea. Increíble pero cierto.

Sigo esperando, haciendo llamadas telefónicas y siendo tramitado, a fines de Setiembre 07 logro hablar con la Secretaria de Mr. Matsuura, Ms Holmey a quién envío el siguiente Email (ver).